Risa, curando desde adentro

RISA, CURANDO DESDE ADENTRO

En lugar de fármacos antidepresivos, carcajadas. Cuántas más sonrisas, menos visitas al médico. Mejor las alegrías puras, que las psicologías duras.

 Es la filosofía de la risoterapia, una técnica mental que enseña a recuperar nuestra innata capacidad de reír y ser felices.

Aproveche los técnicas y recursos infalibles de los especialistas para abrir esa fuente inagotable de salud y bienestar.

¿Sabía que a los seis años nos reímos hasta 300 veces al día, pero poco a poco la sociedad va mutilando esa capacidad natural de reír y nos convierte en personas serias, trascendentes y tristes, de tal forma que al llegar a los veinte años de edad apenas si reímos de quince a veinte ocasiones por jornada?

¿Qué es lo que pasa? .

Según el psicólogo José Elías, pionero de la risoterapia en el mundo de habla hispana, "en la edad adulta nos reímos tan poco porque en la pubertad, al incorporarnos plenamente a la vida social se nos educa para que no riamos con frecuencia, para no parecer despreocupados y provocar desconfianza en los demás".

Así, paulatinamente vamos dejando la cara alegre, para volvernos una personas serias y rígidas.

En ese momento dejamos de practicar el mejor de nuestros gestos, quizá el único, que diferencia a los humanos de los demás seres: la risa.

Pero según Elías, no sólo perdemos lo que se define como una "expresión emocional de la alegría y la felicidad que lleva a conseguir un estado placentero", sino que además nos privamos de una de las mayores fuentes de salud física y psicológica.

Debido a sus efectos protectores, curativos y revitalizadores del organismo, la mente y las emociones, "la risa franca, debería incluirse entre las recomendaciones médicas junto con el ejercicio físico regular, una dieta equilibrada y el abandono del tabaco", señala el risoterapeuta.

Estos son algunos de los consejos del autor de la "Guía Práctica de Risoterapia" para recuperar la risa, desarrollar el buen humor y aprender a ser feliz, desdramatizando la existencia que, según José Elías "es una tragicomedia", y aprendiendo a reírnos de nosotros mismos y de "nuestras capacidades limitadas":

1.- Bucée en su infancia.

Recuerde habitualmente aquellas cosas que de pequeño le hacían feliz: seguro que aún hoy en día algunas de ellas le hacen reír.

2.- No se aleje de las diversiones.

Cuando estamos tristes no queremos ir a lugares o reuniones divertidas, porque creemos que no nos vamos a entretener, pero la mayoría de las veces nos sorprendemos de lo bien que lo pasamos.

3.- Piense en lo que más le gusta.

Si se permite pensar negativamente y fijarse en las partes desagradables de su realidad, sus sentimientos serán también pesimistas y se instalarán en su mente como inquilinos indeseables.

4.- Deje que su cuerpo se libere.

Siempre que ría y la situación lo permita, intente realizar movimientos libres, como pataleos o volteretas, como los niños. Permita que sus músculos se muevan como quieran, y los movimientos realimenten su risa.

5.- Acuérdese de un buen chiste.

Siempre tendrá a mano una fórmula agradable para cambiar su estado de ánimo.

6.- Trate de suavizar los problemas.

A cada mala noticia que reciba añádale una buena, y así la huella emocional que le deja grabada la situación en su mente ya no será triste sino alegre.

7.- Busque ideas descabelladas.

Cuando se enfrente a algo que le parezca insuperable, reúna a sus amigos y pídales que le propongan soluciones al azar, con respuestas cortas y sin mucha reflexión. Pensar de forma diferente a lo estructurado ayuda a encontrar la solución o bien su punto de partida.

8.- Dibuje a su adversario.

Con un papel y lápices de colores haga la caricatura de la persona con la que tiene más problemas, póngale un nombre ridículo y contémplelo antes de una situación conflictiva. Ello provocará un cambio agradable en la relación.

9.- Deje volar la presión de su cabeza.

Escriba en un papel los problemas sobre los que no tiene control, átelo a un gran globo y suéltelo, liberándose de ellos de una vez. Es una metáfora que ayuda a aliviar la presión mental de las dificultades.

10.- Cambie la perspectiva.

Busque el sentido del humor a cada situación negativa que le suceda, en vez de quedarse con la sensación de tristeza. Si no puede cambiar la realidad acceda a verla desde otra óptica mejor para usted y su salud mental.

11.- Incorpore la risa a su vida habitual.

Esfuércese en encontrar el aspecto lúdico que tienen todos los hechos y situaciones y recuerde que la realidad no nos afecta por lo que es sino por lo que representa para cada uno y ello depende del estado de ánimo.

12.- Ríase frente al espejo.

Sobre todo por la mañana: al principio no le resultará fácil por la falta de costumbre, pero poco a poco empezará a brotar la hilaridad más rápidamente

13.- Lea la prensa empezando por detrás.

Las noticias más agradables del periódico y las revistas, y a menudo los chistes y viñetas, están al final, donde aparecen la cartelera, los pasatiempos y los temas de sociedad. Así alcanzará un estado de ánimo ideal para encajar las "noticias importantes", es decir las tristes, de la portada.

14.- Si está decaido, vea una película cómica.

Para alejarse de la tristeza de inmediato, lo ideal es que vea un filme alegre cuando está empezando a ponerse triste o melancólico, ya que en ese momento resulta más fácil cambiar el ánimo.

15.- Cree su videoteca del buen humor.

Solemos coleccionar las mejores películas o grandes documentales, pero casi nadie tiene la mejor recopilación de escenas de risa o filmes graciosos, para verlas cuando está triste o incluso mejorar el tono si se está bien.

16.- Busque la compañía de gente positiva.

Procure relacionarse con personas con sentido del humor, que le hagan reír, le enseñen a ser más alegre y le ayuden a tener una mejor perspectiva de la vida, y así llegará a ser usted también alegre y optimista.

17.- Ría tres veces al día.

Al igual que se lava los dientes, ducha y come, incorpore el buen humor a su rutina diaria, para evitar el olvido. Reserve al menos tres momentos para reírse: por la mañana le ayudará a ver mejor el día; al mediodía le aligerará la digestión, y por la noche le evitará el insomnio.

18.- Aprenda a hacer y hacerse cosquillas.

Le ayudará a contactar de una forma más armoniosa y graciosa con usted mismo y los demás, y le ayudará a vencer el sentido del pudor que al llegar a adulto no le permite tocar a los demás ni dejarse tocar por ellos.

DEFINICION Y SERVICIOS EN MEDICINA INTERNA

DEFINICION Y SERVICIOS EN MEDICINA INTERNA

ESPECIALIDADES MEDICAS QUE DOMINA EL ESPECIALISTA EN MEDICINA INTERNA

LAS SIGUIENTES SON LAS SUBESPECIALIDADES RECONOCIDAS POR LA: "AMERICAN BOARD OF INTERNAL MEDICINE", QUE DOMINA EL “ESPECIALISTA EN MEDICINA INTERNA”.

Ver Más

Servicios Medicos